Correr en la playa para mejorar en la montaña

Pubicado el: 31/07/2017 15:02:18
Autor: TopTrail

playa

El buen tiempo invita a cambiar el lugar de entrenamiento. ¿A quién no le apetece correr por la playa? Ya sea por vacaciones o por vivir cerca del mar, un entreno cerca del agua tiene los siguientes beneficios. 

Beneficios de correr en la playa

El verano es el momento perfecto para romper la rutina y reencontrarnos con la sensación de libertad y placer cuando corremos. Por ello, uno de los beneficios de correr en la playa es el descanso mental que nos ofrece el entorno natural.

Practicar deporte cerca del mar es sinónimo de ganar motivación y de dar descanso a nuestras articulaciones. El tren inferior en arena no sufre tanto como cuando hacemos trail running en la montaña.  En otras palabras, los tobillos y las rodillas nos agradecerán tomarnos un respiro de entrenar en el monte. Lo idóneo es un entrenamiento cruzado aprovechando la arena seca y la mojada.

Descanso, sí, pero haciendo trabajo de fuerza debido a la superficie tan inestable que es la arena. Por ello, un entrenamiento en la playa es sinónimo de músculos más fuertes. Lo ideal es compaginar el entreno en la orilla con ejercicios dentro del agua como, por ejemplo, andar a paso ligero con el agua por la cintura.

Otro beneficio de correr sobre la arena es el trabajo de propiocepción, tan necesario en trail running. Si aprovechamos el entrenamiento en la playa, estaremos mejorando en la montaña.

Para terminar con el entreno, ¿qué tal un chapuzón? Metiéndonos en el agua estaremos mejorando la circulación sanguínea y tendremos una gran sesión de crioterapia sin coste alguno. 

playa

¿Y con qué hay que tener precaución?

Pero correr en la playa también supone tener cuidado con el entrenamiento. Si decidimos correr descalzos, hay que prestar atención por si nos clavamos piedras, conchas o cualquier resto de basura que no han recogido.

De igual modo, lo aconsejable es aumentar la distancia y el tiempo paulatinamente. Entrenamientos muy intensos a las primeras de cambio puede ser causa de sobrecargas, especialmente en los sóleos y en los gemelos.

Además de la superficie, hay que valorar el calor. El entrenamiento mejor a primera o última hora del día, ya que hacerlo con altas temperaturas solamente nos llevará a padecer una insolación o golpe de calor. Asimismo, no podemos olvidar hidratarnos correctamente, llevar alguna barrita o gel, echarnos crema solar y de llevar ropa adecuada.

Por último, si hacemos coincidir las horas con temperaturas más suaves con la marea baja, estaremos reduciendo el porcentaje de padecer una lesión. ¿Por qué? Pues porque hay muchas playas con pendiente, lo que hace que cada pierna corra a distintas alturas. Por ello, si aprovechamos la marea baja estaremos más cerca de un entrenamiento perfecto.

Correr en la playa es una sensación muy distinta para los corredores de montaña. Cambiar nuestro plan de entrenamiento por unos días será beneficioso para nuestra preparación. Y tú, ¿te llevas las zapatillas de trail running a todas partes?

 

Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia y servicio, analizando la navegación en nuestro sitio web.Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies